Si hay un atractivo natural de la Península Yucateca que amerita ser destacado por sus particulares características son los cenotes. En la región del Caribe Mexicano es posible hallar numerosos cenotes de gran proyección turística. Se trata de creaciones de la naturaleza, pozas de agua cristalina que se prestan mucho para el esnórquel y el buceo. Los cenotes del Caribe Mexicano son sitios de imperdible visita para acercarse a la riqueza natural de la zona.

“Cenote” es una palabra que deriva del vocablo maya “tz’onot que quiere decir abismo o pozo. Son depósitos de agua natural que tienen una moderada profundidad. Aparecieron en cavernas que han experimentado derrumbes del techo de una o más de sus cuevas. Cabe mencionar que los cenotes eran sagrados para los antiguos mayas.

De entre los cenotes más importantes del Caribe Mexicano hay que mencionar los siguientes: Aktun Chen, Taj Mahal, Azul, Chi kin-Ha, Cristalino, Ponderosa y Chac Mool. Destaca el cenote más grande del país: Cenote Sagrado Azul, el cual se ubica a menos de 3 kilómetros del sitio arqueológico de Chichen Itzá. Es un rincón ideal para mitigar el calor caribeño luego de acudir al famoso yacimiento maya. El cenote se encuentra a 26 metros de profundidad y los visitantes llegan a él tras descender por una gran escalera.

Los cenotes sirven de hábitat a algunas especies únicas en la región, algunas de ellas incluso en riesgo de extinción. Un ejemplo de ello es el llamado pez ciego de Yucatán, la anguila de lodo, la anguila ciega y ciertas variedades de sardina. Los cenotes son elementos naturales fascinantes, depresiones geológicas que surgen por medio de ciertas dinámicas naturales que posteriormente se llenan de agua cristalina.  Los aficionados al ecoturismo y la aventura gustan especialmente de visitar los cenotes del Caribe Mexicano, en muchas ocasiones para practicar el buceo y el esnórquel.

Otros cenotes de la península yucateca se distinguen por perfilarse como accesos a ríos subterráneos. Ese es el caso de los sistemas Ox Bel y Sac Aktun. En el primer sistema geológico se ubica la cueva más extensa del país y la novena más grande del mundo con una longitud de 182 mil metros. Para visitar muchos de los mejores cenotes del sureste mexicano lo mejor es vacacionar en Cancún y la Riviera Maya y alojarse en el hotel  Grand Fiesta Americana Coral Beach Cancún, el cual es similar en su nivel hostelero al hotel Castropol en la capital del país.