Por ser la entidad del país, en donde se localiza la Ciudad de México, urbe vasta y cosmopolita como pocas, resultaría imposible mencionar, de una sola vez, todos los atractivos que ofrece la capital mexicana, a los viajeros y turistas. La Ciudad de México, por sus antecedentes históricos, se proyecta como un ámbito lleno de referencias y sentidos, lo cual enriquece mucho la experiencia de quien transita por sus calles, plazas y avenidas. En lo que sigue, comentaremos acerca de algunos de los lugares más representativos de la Ciudad de México, sin duda lo más importante que nos brinda para conocer el Distrito Federal.

Palacios novohispanos, yacimientos prehispánicos, más de cien museos, plazas monumentales y modernos rascacielos. La oferta turística de la Ciudad de México es prácticamente ilimitada y nos manifiesta, en Paseo de la Reforma, por ejemplo, por qué nuestro país es el destino turístico número uno de América Latina. Se trata de un boulevard elegante y contemporáneo, con vistosos complejos de oficinas, restaurantes y decenas de excelentes monumentos, en donde sobresale el célebre Ángel de la Independencia, el emblema de la capital mexicana.

También es relevante la Zona Rosa, con sus muchos comercios de artesanía fina y valiosas antigüedades. En esta distinguida área de la ciudad, de bohemia proyección, se ubican numerosos cafés en medio de las aceras y algunos de los más famosos restaurantes y centros de entretenimiento nocturno, más reconocidos de la metrópoli.

Lo siguiente para recomendar es Polanco, zona habitacional y comercial de la Ciudad de México, orientada hacia las clases altas. Por ello, en esta exclusiva área urbana, aparecen muchas finas boutiques, tiendas de marcas famosas y centros comerciales. Los visitantes comparan con frecuencia Polanco, con Rodeo Drive en Los Angeles.

Ahora toca el turno de hablar acerca del Zócalo, el corazón del Distrito Federal. Allí fue donde alguna vez se levantó el palacio de Moctezuma, antiguo tlatoani azteca; el Templo Mayor y tantos otros edificios mexicas. Los españoles utilizaron materiales extraídos de las construcciones aztecas, para edificar palacios de gran belleza. Por sus monumentales dimensiones, el Zócalo de la Ciudad de México es la segunda plaza pública más grande del planeta, solo detrás de la Plaza Roja de Moscú, en Rusia. En el marco de una visita a la Plaza de la Constitución, denominación oficial del Zócalo capitalino, recomendamos explorar edificios y lugares como el Palacio de Bellas Artes, la Catedral Metropolitana y el parque de la Alameda.